Page 3 of 8

Gravar los refrescos no baja obesidad

Aumentar impuestos a los refrescos no reduce la obesidad en la población, indica un estudio de Health Economics publicado en la base de datos de la biblioteca internacional Wiley.

La investigación, elaborada por académicos de las universidades de Wisconsin-Madison, Iowa y Washington, refiere que si bien estos gravámenes disminuyen el consumo individual, no tienen influencia alguna en la ingesta de calorías de las personas, pues los refrescos son sustituidos por otras con alto contenido calórico.

El estudio también indica que la relación entre los índices de obesidad y el aumento de impuestos sobre los refrescos suelen fracasar a la hora de analizar a fondo el fenómeno de sustitución, pues no contemplan el consumo individual sino por hogar lo que afecta los resultados.

Señala también que en Estados Unidos estos impuestos se han aplicado con fines políticos y no para buscar mayores beneficios de salud en la población.

En Arkansas, el entonces Gobernador Jim Guy Tucker promulgó en 1992 un impuesto de 2 centavos por cada 12 onzas (casi 355 mililitros) de refresco para solventar la situación financiera de un programa de seguro social estatal, Medicaid.

 

 

Agencia Reforma

Alejandro Olivares

El Golfo

http://www.elgolfo.info/elgolfo/nota/247859-gravar-los-refrescos-no-baja-obesidad-dicen/

 

Impuestos en bebidas azucaradas, sin resultados visibles

La aplicación de elevados impuestos sobre bebidas industrializadas con azúcares añadidos, como refrescos, algunos jugos y bebidas energetizantes, todavía no muestra un impacto benéfico en la salud de los ciudadanos que se vea reflejado en una disminución de peso a gran escala, de acuerdo con un estudio.

Un análisis realizado por las universidades de Washington en Seattle, Wisconsin y Iowa en Estados Unidos, revela que no existen modelos científicos que aseguren que los impuestos a refrescos y bebidas azucaradas, sobre todo si estos son elevados, realmente intervengan en un proceso de reversión en la prevalencia de sobrepeso y obesidad.

Al enfrentarse a este fenómeno fiscal, la población simplemente se desplaza a otras opciones dulces más baratas, pero de calidad cuestionable, pero al final siguen consumiendo dulce, según la investigación “Los efectos no lineales de los impuestos a los refrescos en relación con el consumo y peso”, realizado por investigadores de Health Services.

De hecho, abunda el reporte, un aumento de los impuestos sobre las bebidas azucaradas generó que los adultos consumieran 27.7 calorías de más en su ingesta diaria.

“Demuestra que al aplicar grandes impuestos a los refrescos es poco probable que se reduzca la ingesta total de calorías”, señala el informe.

La investigación está basada en examinar el cálculo de impacto de los impuestos a los refrescos y su relación directa con la obesidad en Estados Unidos y en dos estados en los que se han aprobados estos impuestos: Ohio y Arkansas.

Apunta que si los actuales y pequeños impuestos a refrescos (muchas veces aprobados y aplicados de forma oculta) no tienen efectos detectables en el peso de la población, se sabe mucho menos acerca de los posibles efectos de los grandes impuestos a refrescos y bebidas azucaradas.

Y es que varios estados y ciudades de Estados Unidos consideran aplicar y aumentar impuestos a refrescos y bebidas azucaradas aproximadamente de un centavo por onza, lo que significaría el mayor incremento en la historia de la Unión Americana.

 

Impuestos en bebidas azucaradas, sin resultados visibles

La Crónica

http://www.cronica.com.mx/notas/2014/829536.html