El pasado 5 de septiembre José Ángel Córdova Villalobos, secretario de Salud, al dar arranque a la Cruzada Nacional por el Uso de la Bicicleta, afirmó que de no frenarse la obesidad en el país, la cifra de diabéticos pasaría de 7 a 10 millones, duplicándose el costo de atención para el 2017 de 34,000 a 70,000 millones de pesos, y según el secretario de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, Eladio Berber y Vargas, actualmente el gobierno federal gasta 5.6% del Producto Interno Bruto (PIB) en programas para abatir el problema de la obesidad y de sobrepeso, los que de no atenderse en 20 años, el gobierno tendría que destinar hasta 30% del PIB.

A pesar del Acuerdo Nacional de Salud Alimentaria que busca promover la actividad física en todos los entornos, aumentar el consumo de agua simple potable y disminuir el consumo de azúcares y grasas, tanto el citado acuerdo como sus estrategias siguen siendo cuestionados. Uno de dichos cuestionamientos es del doctor Jorge Javier Romero, profesor del Departamento de Política y Cultura de la UAM Xochimilco, quien próximamente presentará el libro denominado Obesidad ¿Qué hacer? Políticas al Vapor.


En su estudio, el doctor Romero asevera que hasta ahora las políticas al respecto han sido “un diseño de escritorio que de inmediato sufren las contaminaciones producto de la negociación”, ya que “la tradición histórica ha sido la negociación de la desobediencia, donde las leyes se aplican o no en función de los recursos y la capacidad de negociación de los actores particulares”.


En cuanto a la restricción de ciertos alimentos en las escuelas, Romero está convencido de que no tendrá mayor impacto en la obesidad y en cambio sí puede propiciar el aumento de la oferta de la comida popular de altísimo contenido calórico que se vende en cada esquina. Asimismo, sostiene: “Sin una transformación integral de la educación nutricional y sin programas serios y bien organizados de educación física y deportes, la obesidad infantil seguirá ahí, incluso cuando en las escuelas no se vendan los productos estigmatizados”.


http://eleconomista.com.mx/columnas/apuntes-corporativos/2010/09/20/obesidad-amenaza-finanzas-publicas
20 Septiembre, 2010 – 08:16
CREDITO:
Pedro Suárez